Transportes

Una incidencia en la línea ferroviaria Cádiz-Madrid provoca una odisea para los viajeros

Según ha informado Renfe a El Correo de Andalucía una incidencia técnica ha obligado a trasladar a 250 personas a otro tren provocando un retraso en el trayecto

Las personas que viajaban desde la ciudad andaluza hacia la capital de España en un Alvia han tenido que cambiar a un “tren de inferior calidad” en la estación de Ciudad Real provocando un retraso de 40 minutos en su llegada

Antes, en algunos vagones se había estropeado el aire acondicionado y algunos pasajeros tuvieron que ser cambiados de coche al comenzar a sentirse mal

Imagen de archivo de pasajeros junto a un tren Alvia

Imagen de archivo de pasajeros junto a un tren Alvia / E.P.

Juanjo Talavante - Ramón Morales

Este sábado no está resultando un día tranquilo en la línea ferroviaria que une la capital de España con Cádiz. Según ha informado Renfe a El Correo de Andalucía, una incidencia técnica este sábado en un tren Alvia que cubría el trayecto Cádiz – Madrid ha provocado la avería del mismo parando en Puertollano (Ciudad Real). A consecuencia de esta avería Renfe decidió trasladar a los 250 pasajeros que integraban el convoy a otro tren, acumulando 40 minutos de retraso al llegar al destino.

Según ha podido conocer El Periódico de España, del grupo editorial Prensa Ibérica, a través del testimonio de una de las personas que viajaban en el tren Alvia Cádiz – Madrid, en éste se han producido varias incidencias a lo largo del recorrido que han obligado a los viajeros a tener que cambiar de tren en la estación de Ciudad Real.

Previamente, el aire acondicionado de dos de los vagones se había estropeado y provocado que dos mujeres que viajaban en ellos comenzaran a encontrarse mal, lo que obligó a cambiarlas de compartimento.

Según apuntaba una de la viajeras de este Alvia que cubría el trayecto Cádiz-Madrid, “cuando estamos pasando Puertollano nos avisan de que tenemos que cambiar de tren en Ciudad Real. Además, que como la configuración del tren no es la misma, que al cambiarnos... ‘siéntense donde puedan’”.

Las quejas de esta viajera reflejan además que al tratarse de un tipo de tren de menor categoría, los viajeros que habían pagado extras por algunos servicios no pudieron disfrutar de ellos. “Por ejemplo, los cinco euros extras por la selección del asiento que habíamos hecho”, señala la viajera. “Y no digamos los que han pagado el asiento confort, por supuesto. Por no hablar de que todos en este viaje hemos cogido el tren directo -mucho más caro- por no tener que hacer el cambio en Sevilla”, añade.

Una vez en Ciudad Real, los pasajeros del Alvia fueron conminados a abandonar el tren y caminar hasta el principio de la vía donde les esperaba otro convoy. “Llega el tren que ha salido de Madrid en dirección a Cádiz. Un Intercity. Mucho más viejo e incómodo que el Alvia en el que veníamos”, lamenta la viajera, que señala que recibieron por parte de Renfe un escueto mensaje en el que pedían disculpas “por las molestias”, a la vez que anunciaban que se planeaba un retraso de 40 minutos en la llegada a Madrid.