Salud

Vitrificar los óvulos con 30 años y utilizarlos con 40 aumenta la tasa de éxito en embarazos futuros

Junio es el mes dedicado a la Fertilidad. Una fecha en la que numerosos expertos coinciden en la importancia que tiene impulsar técnicas que permitan preservar la fertilidad a tiempo y, de esta forma, poder obtener una mayor seguridad y flexibilidad para la planificación familiar futura.

Vitrificar los óvulos con 30 años y utilizarlos con 40 aumenta la tasa de éxito en embarazos futuros

REDACCIÓN

Redacción

La tasa de natalidad en España continúa siendo una de las más bajas de Europa. Los motivos por los que las personas retrasan su maternidad y paternidad son tan amplios como dispares, tales como la tasa de desempleo, la precariedad laboral, los bajos ingresos, la dificultad de acceso a la vivienda, la falta de políticas efectivas de conciliación personal-profesional, la priorización del desarrollo profesional o la falta de estabilidad en el ámbito personal, entre otros.

Esta realidad está impulsando un aumento en la preservación de la fertilidad a edades cada vez más tempranas, apostando por técnicas como la vitrificación de los óvulos o de tejido ovárico con el fin de salvaguardar la posibilidad de tener hijos en el futuro. Tal y como explica la doctora Corazón Hernández, jefa de Reproducción Asistida del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, “en los últimos años hemos visto que ha ido bajando la edad de las pacientes que demandan la vitrificación y, sin duda, es lo ideal. Al fin y al cabo, el éxito cuando trabajas con unos óvulos congelados depende fundamentalmente de la edad de la mujer”.

“Si tenemos los niños cada vez más tarde y los ovocitos son peores, va a ser mucho más difícil tener hijos, va a haber muchos más problemas, más tratamientos que a veces se podrían evitar o incluso recurrir a técnicas como donación de óvulos que uno puede evitarse si congela sus óvulos”, detalla el Doctor Juancho García Velasco, director científico de IVI.

Existen diversas técnicas para preservar la fertilidad, tanto en hombres como en mujeres, siendo la más común la vitrificación de los ovocitos en mujeres, que permite incrementar significativamente la probabilidad de embarazo en el futuro al mantener a los óvulos en su etapa más fértil, sobre todo si consideramos que cada vez más mujeres retrasan la maternidad. “Eso tiene que ver con el envejecimiento del útero, tiene que ver con los ovarios, por lo tanto, si tú congelas ovocitos con 30 años y los utilizas con 40, la probabilidad de embarazo es como si tuvieras 30”, explica García Velasco, quien añade que “esto permite evitar el impacto del envejecimiento y tomar decisiones no cuando te ves presionado por un reloj biológico que está apretando de alguna manera, sino cuando realmente decides el momento en que quieres ser madre”.

Falta de información sobre la fertilidad a edades avanzadas

La preocupación de las personas por su paternidad o maternidad a edades tempranas es una tendencia creciente en España. La buena noticia es que, por un lado, nuestro país es uno de los líderes en el mundo en técnicas de preservación de la fertilidad; y, por otro, la sociedad está empezando a concienciarse con el problema de la natalidad.

“Los profesionales de la medicina somos más conscientes de que hay que informar a las mujeres sobre la limitación que supone el paso de la edad para conseguir el embarazo. Y las propias mujeres son cada vez más conscientes de que el paso de los años pasa una factura respecto a poder ser madres el día de mañana”, señala la doctora Hernández.

“El éxito va directamente relacionado con el número de óvulos que las mujeres congelan y con la edad de la mujer. Por tanto, cuanto más joven es una mujer, mayor es el número de óvulos que va a tener congelados; y cuanto mayor es el número de óvulos congelados y mejor es la calidad, mayor va a ser la tasa de embarazo”, puntualiza la jefa de Reproducción Asistida de la Fundación Jiménez Díaz.

Aun así, el director científico de IVI señala que “las mujeres están mucho más concienciadas que los hombres, pero falta muchísima información”. García Velasco afirma que todo el mundo sabe que la edad cada vez hace más difícil tener hijos y hay un error bastante diseminado, que es que sabemos que, conforme avanzan los años, el tiempo juega cada vez más en contra y tiende a pensar que las técnicas de fertilidad dan solución a todo. Una creencia que ratifica su posicionamiento de que “falta mucha educación, mucha divulgación y mucha información en las consultas de ginecología general. Pero, sobre todo, le falta mucha información a la población en general”.

TEMAS