Cooperativismo

'Cohousing', el retiro soñado tras la jubilación: el modelo se extiende en Andalucía con un nuevo complejo en Málaga

La cooperativa Tartessos Málaga ya ha iniciado la construcción de apartamentos con vistas al mar en el Rincón de la Victoria donde vivirán unas 90 personas a finales de 2025

La cooperativa Tartessos Málaga avanza en la construcción de su complejo de 'cohousing'

Tartessos Málaga

Clara Campos

Clara Campos

"¿Dónde querrías pasar tu última etapa después de una larga vida laboral?". Esta pregunta, lanzada por la cooperativa Tartessos Málaga en su web, pone frente al espejo a todo trabajador al que ya le queda poco para jubilarse. Retirarse a 400 metros del mar, en un apartamento con vistas, rodeado de personas con inquietudes similares y servicios como piscina, un centro de ocio, atención sanitaria, peluquería o rehabilitación -sin depender de familiares o amigos- hace que muchos a los que aún le quedan años de carrera soñar con este retiro de la vida profesional.

Lo de Tartessos Málaga es ya casi una realidad: con el 25% del complejo construido ocupando una parcela de 4.300 metros cuadrados en el Rincón de la Victoria (Málaga), sus socios prevén que en Navidad del año que viene puedan estar ya ubicados en sus nuevos hogares, una vez concluidas las obras en verano de 2025. Un sueño que nació en 2019 y que se hace realidad apenas cinco años después, "un periodo corto teniendo en cuenta lo que se alargan estos proyectos, el 90% no llega a término", destaca el director general de la Federación Andaluza de Empresas Cooperativas Faecta y socio de esta cooperativa, José Morgado.

De Rivas-Vaciamadrid al Rincón de la Victoria

La andadura comenzó con unos 25 socios, a los que después se sumaron otros 40, conformando la cooperativa actual. Un grupo de conocidos que colaboraban juntos en asociaciones y en iniciativas solidarias como el Banco de Alimentos en la localidad madrileña de Rivas-Vaciamadrid pusieron la vista en la provincia de Málaga para retirarse. El cohousing -un conjunto de individuos se une para vivir en comunidad en torno a un proyecto de vivienda común y autogestionada- cada vez es una opción más real entre los españoles a la hora de jubilarse.

"Tenemos hasta un centenar de personas en listas de espera interesadas en nuestro proyecto", señala Morgado. Es por ello que están buscando ubicaciones en la provincia de Málaga, "ya sea en Rincón de la Victoria o en Vélez-Málaga" para construir otro complejo de similares características.

"Tenemos hasta un centenar de personas en listas de espera interesadas en nuestro proyecto y por ello estamos buscando otras ubicaciones en la provincia de Málaga"

José Morgado

— Socio de Tartessos Málaga

"Lo bueno de esta iniciativa es que no reporta beneficios para nadie, por tanto, no hay especulación detrás", subraya el director general de Faecta. En este sentido, destaca que "la propiedad es de la cooperativa, y cada unos de los socios tiene un derecho de uso a perpetuidad y aporta su capital social, pero no puede vender ni nada por el estilo". En Tartessos Málaga vivirán unos 90 usuarios, ya que algunos de los socios entran con sus parejas.

Más proyectos por la comunidad

Especial ventaja lleva Andalucía en este tipo de complejos, que funcionan en los países nórdicos desde hace "40 ó 50 años". Ya hay algunos en marcha, el más longevo, en los Montes de Málaga desde hace más de 25 años, montado por un grupo de profesores y maestros. "Este tipo de iniciativas surge entre personas que se conocen por sus profesiones o por que están juntos en asociaciones". También hay otra en funcionamiento en Antequera, que contó con el apoyo del Ayuntamiento a través de la cesión del suelo.

En el caso de Sevilla, hay otros proyectos en marcha, como Abante Jubilar y Cuslar, aunque aún no se han comenzado a edificar. "En Almería y Huelva hay otros dos en ciernes, aunque aún están muy en pañales", indica Morgado.

Mientras tanto, en otros puntos de España ya se han desarrollado algunos proyectos de este tipo, como Trabensol en Madrid u otro que se está empezando a desarrollar en Cantabria. "El nuestro se sitúa en primera posición en cuanto a capacidad y vamos a intentar replicarlo para llevarlo incluso a otras comunidades autónomas", explica el también director general de Faecta.

Una opción frente a las residencias

"Hemos aprendido mucho, sobre todo a raíz de la pandemia", reflexiona Morgado. En este sentido, reconoce que son muchos los que ahora prefieren evitar la opción de las residencias. "Buscan otro tipo de calidad de vida después de finalizar su carrera profesional", añade. De hecho, se trata de proyectos autofinanciados para aquellos que buscan "un envejecimiento activo que te permita además relacionarte con otras personas y disfrutar de tu tiempo".

Por ello, este complejo de Tartessos incluye espacios de cafetería, comedor, zona de ocio, salón social, jardín central, piscina, zona sanitaria, gimnasio, salas multifuncionales, terraza chill out o huerto urbano."Compartes muchas cosas con los demás pero tienes tu propia intimidad", subraya Morgado.

Apoyo de las administraciones

Cierto es que las personas que pueden acceder a estas iniciativas requieren de un nivel adquisitivo que le permita hacer frente a los costes que supone. "Las administraciones públicas deberían abordar este tipo de opciones, más si cabe teniendo en cuenta que en pocos años una de cada tres personas en España tendrá más de 65 años", recuerda el socio de Tartessos Málaga.

En este sentido, reconoce que las personas que cuenten con pensiones pequeñas no pueden hacer frente a este tipo de alternativas después de la jubilación, "por lo que se debería ir pensando en ayudas para impulsar estos proyectos, ya que ahora son todos privados".