Alimentación

La distribuidora de fruta 'fea' Talkual amplía su infraestructura y se lanza a por los 5 millones de euros en ventas en 2024

La empresa prevé duplicar por segundo año consecutivo su volumen de negocio y pisar el acelerador en sus planes de internacionalización y ampliación de surtido

Una de las líneas de producción de TalKual, en su nave en Bellpuig (Lleida).

Una de las líneas de producción de TalKual, en su nave en Bellpuig (Lleida). / TALKUAL

Paula Clemente

Le precedían dos generaciones de empresarios agrícolas de los que heredó, aparte del derecho de trabajar en la central de fruta familiar, toda una serie de dinámicas que nunca se había planteado cuestionar. Se refiere, Marc Ibós, a la costumbre de desechar las manzanas que los supermercados no compraban por no tener el calibre o la forma adecuada. “El azar hizo que analizáramos un problema con otros ojos”, explica este emprendedor, que por ‘azar’ entiende haberle dado a probar una de sus manzanas a su amigo Oriol Aldomà, quien pasó de aborrecer esta fruta a comerse tan ricamente aquellos ejemplares que su amigo pretendía tirar. “Cuando viene alguien de fuera y te dice que se las come tan a gusto... pensamos que poder vender este producto, sería algo muy bestia”, recuerda Ibós.

Aquello fue la semilla de TalKual, un comercio electrónico que envía semanal o quincenalmente cajas a domicilio con aquellas frutas y verduras que las grandes cadenas descartan por no tener la forma que ellos buscan. “Mucha gente había probado montar un ‘e-commerce’ en este sector, pero solo es rentable si la fruta es cara, y la gente quiere la fruta al mismo precio que la tiene en el supermercado, pero traída a casa”, contextualizan ambos empresarios. “Si no tienes este margen de poder comprar algo más barato, no se podía hacer, y nosotros encontramos la manera”, sostienen. 

Un ejemplo del tipo de fruta con el que trabajan en TalKual.

Un ejemplo del tipo de fruta con el que trabajan en TalKual. / TALKUAL

La propuesta ha cuajado hasta el punto que, cinco años después, manejan un volumen de negocio ocho veces mayor al que registraron en su primer año de vida, que llevan duplicando esta cifra año a año prácticamente desde el principio y que pretenden volver a repetir hito este ejercicio, pasando de los 2,8 millones de euros de ingresos de 2023 a los 5,4 millones de euros en 2024.

Hoy en día tienen 8.500 suscriptores activos y 200 empresas que les han contratado un servicio periódico de entrega de fruta en la oficina, pero sus planes de futuro pasan por un crecimiento bastante más allá de eso.

Internacionalización y ampliación de surtido

El primer paso para lograr atender a los 11.000 suscriptores con los que calculan que terminarán el año ha sido ampliar sus instalaciones con una nueva línea de montaje que les permite duplicar el número de cajas que preparan semanalmente, hasta las 9.000. Una vez lista esta zona, Ibós y Aldomà están volcados en la puesta a punto de su plataforma tecnológica y en la inversión en marketing para captar más clientes (algo que, hasta ahora, dejaban por completo al boca a boca). También en habilitar la opción del punto de recogida, además de la entrega a domicilio. Y, por último, en internacionalizar y ampliar ligeramente el surtido de producto.

Ahora mismo, TalKual dispone de una red de proveedores repartidos por toda España para conseguir más variedad de fruta y verdura de la que pueden obtener de Lleida, desde donde opera esta empresa. Su ‘modus operandi’ es hablar con estos agricultores para ver qué les sobra, montar las cajas incluyendo y descartando determinados productos en función de lo que haya manifestado el cliente, y enviar a casi cualquier punto de la España peninsular. Lo que se plantean es dar el salto a otro país, lo que supondría montar un segundo almacén y punto logístico allí.

“Es una cosa que hemos ido poniendo en nuestro ‘roadmap’, pero ahora sí que le pondremos ganas de verdad, porque en un año han cambiado mucho las cosas”, aseguran estos emprendedores, que admiten, en paralelo, sentir igual atracción o más por la idea de terminar de dar forma al negocio. “Hemos detectado problemas con otros productos, los clientes nos trasladan necesidades parecidas como en el caso de los frutos secos o el aceite: hay ciertos productos que se desperdician por envases antiguos, por una fecha corta de caducidad para el supermercado, mal etiquetaje…”, explican. La idea sería, así pues, “poder ofrecer estos productos a buen precio para aumentar el tique medio”. “Que el cliente pueda añadir lo que quiera en esta entrega semanal”, concluyen.