Menú

El Gobierno avisa a Feijóo: No hay pactos que justifiquen blanquear la violencia machista

20 jun 2023 / 13:29 h - Actualizado: 20 jun 2023 / 13:31 h.
"Podemos","PP","Violencia de género","Vox","Twitter","Valencia","Servicios Sociales","Machismo","Sumar"
  • El Gobierno avisa a Feijóo: No hay pactos que justifiquen blanquear la violencia machista

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha advertido este martes del riesgo que suponen los acuerdos del PP con Vox tras años de lucha unitaria contra la violencia machista: "No hay ni pactos, ni acuerdos, ni divorcios duros que justifiquen blanquear la violencia de género".

En la rueda de prensa del Consejo de Ministros, Rodríguez ha hecho alusión, sin citarlo, al líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, quien ayer habló del "divorcio duro" del candidato valenciano de Vox Carlos Flores, condenado por violencia machista.

La portavoz ha alertado de que "con las posiciones de aquellos que niegan o justifican" la violencia de género "España está retrocediendo veinte años", ya que en 2003 se empezaron a contabilizar a las víctimas mortales de la violencia machista. Desde entonces, ha recordado, más de 1.200 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas.

Tras recordar la unanimidad lograda en torno al Pacto de Estado contra la Violencia de Género, que implicó dotar a esa lucha de más medios en el ámbito policial, judicial y de servicios sociales, ha subrayado la necesidad de seguir profundizando en esas políticas y ha criticado la eliminación en muchos ayuntamientos de las concejalías de Mujer o Igualdad.

"Este es un asunto tan grave y se ha alcanzado un consenso social tan grande en nuestro país que conviene no retroceder", ha recalcado la portavoz, quien ha alertado del riesgo de dejar de asignar recursos a políticas que no se nombran.

A su lado, el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, ha avisado al próximo gobierno valenciano de que vigilarán qué ocurre con las unidades policiales que luchan de forma específica contra la violencia machista en la comunidad.

Aunque el portavoz del PP, Borja Sémper, ha asegurado esta mañana que Feijóo no pretendía justificar la violencia de género, el gobierno ha cargado en bloque contra él.

Bolaños se ha estrenado en Twitter con un mensaje al líder del PP: "Sé que voy tarde, pero más tarde van los que llaman 'divorcio duro' a la violencia machista".

"No es divorcio duro, se llama violencia machista", ha coincidido la líder de Sumar, Yolanda Díaz.

Para Irene Montero, llamar "divorcio duro" a la violencia machista es "banalizar y normalizar la violencia contra las mujeres".

Montero ha respondido también a quienes creen que la lucha feminista ha ido demasiado rápido: "nuestros derechos son urgentes. Y defenderlos requiere dejar claro que la responsabilidad del machismo es de los machistas".

Entrevistado en la Ser, Feijóo dijo anoche que, tras las elecciones en la Comunidad Valenciana, el PP dijo: "No podemos firmar con alguien que está condenado por violencia verbal, hace veinte años, es verdad; es catedrático de Derecho Constitucional, es verdad; ha cumplido la sanción, es verdad; tuvo un divorcio duro y conllevó un abuso verbal hacia su exmujer. Y nosotros dijimos: verá usted, no podemos firmar un acuerdo con esta persona".

La sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia de septiembre de 2002 recoge decenas de ocasiones en las que Flores acudió bajo el balcón de su exesposa o la persiguió mientras llevaba a sus hijos al colegio y profirió gritos como "ladrona, secuestradora de niños, dueña de calabozo, puta", entre otros muchos.

Fue condenado por un delito de violencia psíquica habitual y por veintiuna faltas de coacciones, injurias y vejaciones injustas, a un año de prisión, con una condena accesoria de suspensión del derecho de sufragio pasivo durante la condena y prohibición de aproximarse a Magdalena durante tres años por el delito; a la pena de arresto de 2 fines de semana por cada una de las faltas y a indemnizar a la víctima en 6.000 euros.