Truco de limpieza

Cómo dejar impecables las zapatillas de lona tipo Converse

Con el buen tiempo apetece un calzado más veraniego y con estos trucos, podrás lucir zapatillas como si fueran nuevas

Zapatillas deportivas en una tienda de deportes

Zapatillas deportivas en una tienda de deportes / JOSE LORES

Con la llegada del buen tiempo y del calor dejamos atrás los zapatos de invierno y sacamos las zapatillas de lona y las sandalias para contrarrestar las altas temperaturas. Sin embargo, al estar sin uso o al haberlas guardado sucias, llega el momento de darle una limpia a nuestro calzado veraniego.

Son muchas las personas que no se complican y meten las zapatillas de lona, las tipo Converse, en la lavadora... ¡ERROR! Los fabricantes no lo recomiendan, ya que puede dañar tanto la forma como los colores de este tipo de calzado.

Para tener las zapatillas como nuevas y lucir calzado limpio desde ya no hacen falta ni muchos productos ni demasiado esfuerzo. A través de las redes hay muchos vídeos virales que explican cómo limpiar todo tipo de cosas, pero el perfil Friegamán en Instagram explica claramente una pauta de limpieza y desinfección de zapatillas de lona con productos accesibles y baratos.

Primero los cordones

Para empezar, hay que retirar los cordones y limpiar, ya sea con una aspiradora -en el caso de que se tenga una- o con un cepillo, los restos de polvo, tierra o pelusas que hayan acumulado. En un barreño con agua caliente se prepara una mezcla con dos cucharas de oxígeno activo en polvo y un buen chorreón de friegaplatos, se remueve todo bien y se dejan los cordones en remojo durante un buen rato.

El truco del lavavajillas ayuda a retirar toda la grasa que se acumula en los zapatos, ya sea por el roce o por líquidos que se caen encima.

Zapatillas en remojo

En otro barreño, donde quepan las zapatillas, se prepara una nueva mezcla -ojo, no reciclar la anterior que si no la limpieza sirve de poco- con agua caliente -unos 40 grados aproximadamente-, unas cucharadas de jabón en escamas, una dosis de detergente en polvo o líquido -lo que se use en cada casa- y se remueve muy bien hasta que quede todo disuelto. Cuando esté, se sumergen las zapatillas por un tiempo aproximado de 20 minutos, pero eso también va a depender de qué tan sucias estén.

Cuando pase este tiempo, rociamos el interior con oxígeno activo líquido, que ayudará a desinfectar y a eliminar posibles malos olores. Si sale espumita es que está haciendo efecto sobre la suciedad. Se dejan otros 20 minutos, esta vez con la lengüeta para abajo.

Cepillar con alegría

Una vez que pase todo este tiempo y en el mismo barreño, pasar un cepillo para eliminar la suciedad resistente que aún no se haya despegado de la zapatilla. Para la suela, se puede usar tanto la viral pasta rosa Pink Stuff, la famosísima piedra blanca y hasta sirve el borrador mágico. Con un trapo, se pasa por toda la goma para dejarla bien blanca.

Aclarar bien y secar al aire

Muy importante es aclarar con abundante agua. De no ser así, puede generar nuevas manchas. Una vez aclaradas, es recomendable secarlas al aire libre, no meterlas en la secadora. Después de esta rutina, las zapatillas estarán como nuevas.

Si las zapatillas son blancas y tiene marcas amarillas en la zona de la lona, Friegamán recomienda que se deben aclarar más, ya que pueden deberse a marcas de detergente que no han sido eliminadas y se han secado.