Remedios

El sencillo truco para que tu coche huela a nuevo otra vez

Damos varias claves para que tu coche parezca que lo acabamos de comprar eliminando los malos olores y devolviendo el olor a nuevo

Una mujer conductora en un coche.

Una mujer conductora en un coche. / Freepik

El típico olor a nuevo que tiene un coche cuando lo compramos es algo que buscan todos los dueños de vehículos y nunca encuentran. Para ello se adquieren todo tipo de ambientadores con múltiples aromas y colores creyendo que hay uno con el 'olor a limpio y nuevo' y que va a solucionar el problema. No es así.

La primera medida antes de comprar nada es mantener limpio el coche. Conviene al menos el limpiar el coche una vez por semana tanto por dentro como por fuera. En este caso, para eliminar malos olores dentro del vehículo, es importante no solo lo que se ve, sino los recovecos entre los asientos, en los maleteros, compartimentos para guardar cosas... lugares donde puede caer algún tipo de resto orgánico, que después de años vemos que están ahí y no recordamos de dónde salieron. Es decir, hay que aspirar por todos sitios y rincones, además de limpiar salpicaderos y tapicerías con productos adecuados.

Pero si aparte de esto, queremos que el olor a nuevo vuelva, hay múltiples trucos que pueden hacer que nuestro coche parezca que lo acabamos de comprar. En este artículo damos dos remedios que nos pueden ayudar en esto.

El primero es el bicarbonato sódico. Al ser un producto fácil de conseguir y que tenemos todos en casa es muy útil para este cometido ante diferentes tipos de olores, como olor a tabaco, vómitos y mal aroma en general. Ante un vómito se puede espolvorear el bicarbonato encima y dejar actuar al menos 12 horas, retirándolo después con un aspirador. Contra el tabaco se puede colocar un vaso con bicarbonato y dejar dentro del coche también aproximadamente el mismo tiempo para que actúe, eso sí, quitando antes todos los ceniceros de restos y limpiarlos. Y para olores desconocidos podemos espolvorear en tapicerías y alfombrillas y también con un aspirador recogerlo al día siguiente.

El otro sencillo truco y a la vez mágico para eliminar los malos olores del coche es el vinagre blanco, también disponible en muchos supermercados. Para utilizarlo dentro del vehículo simplemente lo empapamos con una bayeta a partes iguales con agua y aplicamos en la tapicería o alfombrillas, para posteriormente pasar de nuevo un paño impregnado en agua templada para finalizar. Funciona.