Menú
Local

Sevilla 1812

No he leído aún el libro Los periódicos durante la Guerra de la Independencia, de Manuel Gómez Imaz, con el que el Centro de Estudios Andaluces prosigue en su línea de alumbrar nuestro pasado...

el 15 sep 2009 / 19:54 h.

No he leído aún el libro Los periódicos durante la Guerra de la Independencia, de Manuel Gómez Imaz, con el que el Centro de Estudios Andaluces prosigue en su línea de alumbrar nuestro pasado, pero en la información de ayer de este diario he encontrado una referencia que da pie a algunas reflexiones. Me refiero a la publicación Los críticos del Malecón, editado en Sevilla; aunque se atribuye su cabecera al enclave gaditano tras la Catedral, se refería al malecón sevillano, conocido hoy como el Barranco, donde unos años antes Fray Diego José de Cádiz había conseguido que se levantara un monumento a la Santísima Trinidad, emulando la Pestsäule vienesa pero tan feo, al parecer, que hasta los servilones absolutistas no lloraron su derribo.

Esos críticos, más que antifranceses eran apostólicos ultramontanos, llevaron por primera vez -que yo sepa- al papel un dialecto pretendidamente popular andaluz cuyos términos coinciden en muchos casos con términos actuales del flamenco: cantaora por cantadora, seguiriya por seguidilla, probe por pobre?, dialecto escrito en apariencia por los que no sabían escribir, impreso en realidad por mentes cultas para ir abriendo boca con ideas que servirían a la petición popular de que se aboliera la Constitución de Cádiz y se repusiera la Inquisición.

No hubo en la Sevilla de 1812 oberturas patrióticas como la de Tchaikovsky sino patrioterismo de la más baja estofa, no eran chistes aquellas salidas graciosas sino adoctrinamiento, no había producciones folclóricas sino morales. Su gracejo iba dirigido a que siguieran en vigor manifestaciones del viejo régimen. Eran, aparentemente, inocuas pero mantenían una mentalidad que impedía el paso a una sociedad realmente civil. El malecón ya no existe pero no estoy seguro de que sus críticos hayan desaparecido.

Antonio Zoido es escritor e historiador

  • 1