Turismo rural

La ciudad romana escondida en la provincia de Sevilla que no es Itálica

Mulva Munigua, en la Sierra Norte de Sevilla, abastecía de hierro a las impresionantes legiones romanas

Villanueva del Rio y Minas .Munigua ciudad romana

Villanueva del Rio y Minas .Munigua ciudad romana / Turismo Sevilla

Manolo Ruiz

Manolo Ruiz

En la vasta historia de la presencia romana en la península ibérica, la ciudad de Itálica, cerca de Sevilla, suele acaparar la atención. Los orígenes de Itálica se remontan al año 206 a.C., cuando el general Publio Cornelio Escipión, en el contexto de la Segunda Guerra Púnica, derrotó a los cartagineses en la Batalla de Ilipa. Estableció un destacamento de legionarios en el Cerro de San Antonio, donde ya existía una población turdetana desde el siglo IV a.C. A lo largo del tiempo, Itálica adquirió estatus municipal y, bajo el gobierno del emperador Adriano, se convirtió en colonia, equiparándose administrativamente a la metrópoli.

Ubicada en el Bajo Guadalquivir, entre Sevilla (Híspalis) y Alcalá del Río (Ilipa), Itálica desempeñó un papel estratégico tanto político-militar como económico durante el Alto Imperio Romano. Ocupando aproximadamente 52 hectáreas, fue cuna de los emperadores Trajano y Adriano, y punto de origen de muchos senadores de la época.

Hoy en día, el Conjunto Arqueológico de Itálica permite a los visitantes explorar su espléndido anfiteatro romano, pasear por sus calles y descubrir las casas, edificios públicos, objetos de arte y utensilios utilizados por sus habitantes.

Sin embargo, hay otra joya arqueológica en Sevilla, casi escondida y menos conocida, pero igualmente fascinante, que te animamos a descubrir.

Mulva Munigua: centro de producción de hierro para las legiones romanas

Situado a ocho kilómetros de Villanueva de Río y Minas, en la Sierra Norte de la provincia de Sevilla, Mulva Munigua es un yacimiento arqueológico que se remonta al siglo IV a.C. Aunque los restos visibles hoy datan del siglo I al III d.C., su historia es mucho más antigua. Munigua fue, probablemente, el mayor productor de hierro en toda la Bética romana. Durante siglo y medio, esta ciudad fue el centro político, administrativo y religioso en la Vega del Guadalquivir y las estribaciones de la Sierra Morena. Sus minas abastecían a las legiones romanas con el preciado metal.

Santuario en Mulva Munigua

Santuario en Mulva Munigua / Turismo Sevilla

El majestuoso santuario en la ciudad romana de Mulva Munigua

En lo alto de la Colina Sagrada, domina la ciudad un majestuoso santuario dedicado al culto de Fortuna y Hércules. Este santuario es una construcción emblemática y curiosamente inusual en la península ibérica, ya que su diseño se asemeja a los asentamientos en Lacio, Italia. Además, frente al Lacio, a un nivel más bajo, se encuentra un templete dedicado a Mercurio.

Mulva Munigua no solo albergaba el santuario. También contaba con los elementos típicos de una urbe romana: un foro, una basílica, termas, viviendas, murallas y una necrópolis. Sin embargo, lo que la hace especial es su trazado urbanístico. A diferencia de la mayoría de las ciudades romanas con un diseño octogonal, Munigua respeta las formas naturales de la Colina Sagrada.

A pesar de que el emperador Vespasiano otorgó a Munigua el estatus de municipio, la ciudad comenzó a declinar a partir del siglo IV. El agotamiento de los minerales y un terremoto llevaron a la población romana a abandonar el lugar.

Cómo llegar desde Sevilla y horario de visitas a Mulva Munigua

Si deseas visitar Mulva Munigua desde Sevilla, tienes tres rutas en coche aunque siempre es recomendable consultar la actualización y estados de carreteras en la DGT.

1 h 25 minutos (52,4 km) por SE-128

1 h 33 minutos (57,6 km) por A-436

1 h 33 minutos (62,9 km) por A-4, pero ten en cuenta que el horario de apertura es de miércoles a domingo, de 10:00 a 14:00. El sitio permanece cerrado en ciertas fechas festivas como el 1 y 6 de enero, 1 de mayo, 4 de junio (fiesta local), 15 de agosto, 6, 24, 25 y 31 de diciembre, así como los festivos que caigan en lunes o martes) y no se permite el acceso a los visitantes en los 30 minutos previos al cierre.

Así que, si no quieres coger un avión para ir a Roma y ya conoces Itálica, no olvides explorar esta ciudad romana escondida en la Sierra Morena de Sevilla y descubre su fascinante historia.