Estafa

Detienen a un matrimonio y su hijo de 15 años por estafar más de 23.000 euros a un octogenario

Abusando de la confianza del anciano, los arrestados usaban su tarjeta bancaria para comprar en establecimientos de telefonía móvil, joyerías y hasta en casas de apuestas

Un agente de la Guardia Civil, de espaldas, de pie junto a un vehículo oficial

Un agente de la Guardia Civil, de espaldas, de pie junto a un vehículo oficial / GUARDIA CIVIL

El Correo

El Correo

La Guardia Civil, en el marco de la operación Anchovi, ha detenido a un hombre de 35 años y a una mujer de 32, junto con el hijo de ambos, de 15, como presuntos autores de 19 delitos de hurto y de 60 delitos de estafa a un octogenario de otra familia al que le habrían sustraido más de 23.000 euros.

La víctima es responsable de una organización benéfica de una localidad del área metropolitana de Granada y el detenido, durante sus permisos penitenciarios, le habría estado ayudando a realizar compras o transportar paquetes, según ha informado la Guardia Civil en una nota de prensa este lunes.

Abusando de esta situación de confianza, el detenido averiguó supuestamente cuál era el número PIN de la tarjeta bancaria del octogenario y "no tuvo dificultad ninguna para sustraerle la tarjeta en 19 ocasiones, hacer uso de ella fraudulentamente y, posteriormente, devolvérsela sin que el anciano se diese cuenta de su desaparición".

Compras y salones de juego

Con la tarjeta en su poder, los detenidos realizaron compras en una conocida cadena de venta de electrodomésticos, en tiendas de informática y de telefonía móvil, en comercios de deporte y en joyerías.

Habrían extraído dinero de cajeros automáticos y la habrían utilizado en salones de juego y restaurantes. En total la Guardia Civil ha contabilizado 60 estafas consumadas entre diciembre de 2023 y marzo de 2024 por un valor de unos 23.200 euros.

Los investigadores de la Guardia Civil han averiguado que los teléfonos móviles de alta gama, y otros objetos, que los detenidos compraron con la tarjeta bancaria de la víctima, los habrían vendido luego en tiendas de compraventa de objetos de segunda mano o a través de internet.

Denuncia del hijo de la víctima

La investigación comenzó el pasado mes de marzo después de que el hijo de la víctima denunciara en un acuartelamiento de la Guardia Civil que le habían avisado del banco "porque la cuenta de su padre octogenario tenía un descubierto" y que "alguien le había vaciado la cuenta bancaria" a su progenitor.

Los agentes que se encargaron de la investigación visitaron los numerosos comercios donde se utilizó fraudulentamente la tarjeta bancaria del anciano y solicitaron las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad. En casi todos estos establecimientos, debido al tiempo transcurrido, ya no tenían dichas imágenes.

No obstante, los investigadores han conseguido averiguar la identidad de los presuntos estafadores mediante reconocimientos fotográficos, han detallado desde la Benemérita.

Los investigadores también han averiguado que los detenidos actuaban de manera coordinada. Al parecer, donde no los conocían, la pareja efectuaba las compras. Sin embargo, "en aquellos otros establecimientos donde conocían al detenido, pues es un conocido delincuente, acudía solo el hijo o solo la mujer para realizar las compras".

Durante la fase de explotación de esta operación, la Guardia Civil registró con autorización judicial el domicilio de los detenidos y durante el registro los agentes recuperaron numerosos efectos que supuestamente han comprado con la tarjeta de la víctima.