La red contaba entre sus integrantes con un empresario ‘infiel’ que mantenía una estrecha relación comercial con los perjudicados, facilitando información de primera mano acerca de las transacciones que se disponían a realizar