Guardia Civil

Sorprendido mientras transportaba en un camión casi una tonelada de atún rojo, sin medidas sanitarias y pescado ilegalmente

Una vez comprobado que eran aptos para el consumo, los ejemplares fueron entregados a centros benéficos

Un agente de la Guardia Civil junto a los ejemplares de atún intervenidos

Un agente de la Guardia Civil junto a los ejemplares de atún intervenidos / Guardia Civil

El Correo

El Correo

La Guardia Civil de Cádiz, ha intervenido 855 kilos de atún rojo pescados de forma ilícita, trasportados careciendo de cualquier tipo de documentación y etiquetado que acreditara su legal procedencia. El denunciado fue sorprendido por los agentes cuando trasnportaba los ejemplares de atún por carretera hacia el lugar donde iban a ser comercializados. Una vez intervenida la mercancía, Inspección Pesquera de la Consejería de Cádiz colaboró en todo momento para su transporte, servicio veterinario, mantenimiento y su posterior entrega a centros benéficos.

Los hechos ocurrieron el pasado día 20 de junio, en el trascurso de un dispositivo especial de control de personas y vehículos por carretera, cuando agentes del Destacamento de Tráfico de Cádiz dieron el alto a un vehículo sin rotular en la carretera A-48, a la altura del término municipal de Conil de la Frontera. En la inspección ocular del interior del vehículo, descubrieron una carga de atunes rojos que sumaba 855 kilos.

Tras inspeccionar minuciosamente el cargamento, los agentes comprobaron que los especímenes estaban siendo transportados careciendo de cualquier medida sanitaria y de trazabilidad por lo que tuvieron que solicitar la presencia dePatrullas de Protección de la Naturaleza (Paprona) de Chiclana que, a su vez, avisaron a la Inspección Pesquera de la Consejería de Cádiz.

Los cuatro ejemplares eran transportados sin las medidas sanitarias pertinentes

Los cuatro ejemplares eran transportados sin las medidas sanitarias pertinentes / Guardia Civil

Dichos ejemplares de atún carecían de documentación que acreditase su legal procedencia, por lo que los agentes actuantes procedieron a su intervención. Las piezas de atún, que arrojaron un peso total de 855 kgs, recibieron el visto bueno de aptitud para el consumo humano por parte del Colegio de Veterinarios de Cádiz, por lo que la mercancía fue entregada, bajo recibo, a centros benéficos para su aprovechamiento. Inspección Pesquera de la Consejería de Cádiz colaboró en todo momento para su transporte, servicio veterinario, mantenimiento y su posterior entrega a centros benéficos.

Los guardias civiles formularon las correspondientes denuncias la Ley 1/2002, de 4 de abril, de Ordenación, Fomento y Control de la Pesca Marítima, el Marisqueo y la Acuicultura Marina.