Una producción "sin complejos" según su director musical, Sergio Alapont, que llega al Maestranza donde el elenco ha mandado un deseo de paz ante los conflictos bélicos actuales.