Frits Knipa, el poliédrico nazi que desveló Wayne Jamison

Para algunos escritores es un reto la médula de personajes escurridizos para compartirlo con sus lectores. El tesón de Jamison tienen ya libro y documental sobre Knipa

Juan-Carlos Arias jcdetective /
23 dic 2023 / 00:00 h - Actualizado: 23 dic 2023 / 04:00 h.
"Comunicación","Historia","Periodismo","Contrabando","República","In fraganti","Nazismo","Nazis"
  • Frits Knipa como médico.
    Frits Knipa como médico.

Wayne Jamison (Rota, 1970) habla con el temple del intelectual. Su rigor es tributario de una sincera vocación investigadora. Esta nació tras licenciarse en periodismo (UCM), doctorarse en ética (UMA) y sumar dos másters centrados en Comunicación.

Tras colaborar en varias cabeceras españolas (ABC, Diari de Tarragona, La Voz y Gaceta de Salamanca) Jamison decidió entregarse a la escritura como freelancer, elaborar guiones y superar los obstáculos que entraña seguir la pista de nazis arropados por el franquismo. Por la dictadura que apostó por regar bases norteamericanas y renegó de sus filias al Eje nazi-fascista.

Su bibliografía es extensa, el gusanillo de escribir arrancó desde sus 19 años. En 2017 publica una novela, La sombra del Führer. Le siguen dos documentados libros, Esvásticas en el Sur I y II, con Círculo Rojo. Indagando las huellas de nazis en la estratégica provincia gaditana, Jamison se topó con Frits Knipa y sus incontables apellidos (Gurruchaga, Freienlfelds...). Así huía de espías norteamericanos (OSS-CIA) y holandeses (BI-BBO).

En 2011 un artículo en Diario de Cádiz de Liana Romero, hija de Larissa Swirski (Reina de Corazones en clave del MI6), la mejor doble agente nazi-británica esposa del militar sevillano Manuel Romero, destapa las andanzas impostoras de Knipa en dicha provincia. Desde entonces el olfato de Jamison se excita y se obsesiona por reconstruir lo más inédito del personaje.

Knipa en España fue atracado y retenido en el campo de concentración erigido por los nazis durante 1937 en Miranda de Ebro. Aquel presidio fue matriz del Colector de Heliópolis sevillano. Desde allí Knipa huyó a Madrid. Allí amigó con élites pronazis. En la metrópolis tuvo intermitente residencia, se casó, tuvo consulta médica y fue padre por segunda vez. La primera fue con una mujer casada

Frits Knipa, el poliédrico nazi que desveló Wayne Jamison


Knipa
(1919-1971), perseguido por espías aliados, se afincó varios años en Chipiona usurpando al Dr. Luis Gurruchaga. Allí ejerció de Director en el sanatorio de Santa Clara sin el refrendo de título académico. Aunque nació en Alemania siendo bebé su familia se trasladó a Holanda. Aventurero nato se embarcó en buques recorriendo el mundo, hasta que durante la IIGM cambió de bandos: de militar en la resistencia antinazi holandesa pasó a delatarla y a colaborar con la GESTAPO, a la que también traicionaría. La cárcel fue su hogar un tiempo antes de escapar de Miranda de Ebro.

Jamison, sobre lo que compiló de Knipa viajando por España y Europa, frecuentando archivos, reuniendo fotos y documentos, elaboró una monografía que recobra el mejor periodismo investigador. El resultado: Doctor Pirata: un médico nazi en la España de Franco (Kailas 2020). La obra, con espléndido prólogo de Juan José Téllez, resucita a un querido doctor en Chipiona que salvó vidas inyectando penicilina o curando heridos tras explotar un polvorín en Cádiz durante 1947.

También Jamison acota la vis delictiva de Knipa. Desde sus años chipioneros, en los que repetía visitas a Sevilla para actualizar su cartilla de navegación, datan sus viajes a Tánger para comprar o robar contrabando. En Marruecos fue encarcelado y logró escaparse con la suerte de los ‘malos’ para evitar las rejas.

El libro entrelaza lagunas de un personaje inquietante. Está acreditado que engañó a una pareja sueca en Tánger para que curase a su bebé, finalmente fallecido en Chipiona. Una tétrica foto fúnebre justificó el óbito. Pero este pasaje remarca lo peor de un Knipa que en Madrid, años después, siguió falseando su vida, su pasado y hasta su propia identidad real.

El documental

El pasado sábado el coraje de Jamison tuvo justa recompensa. Tuvo lugar la premiere del documental Knipa, el nazi de las mil caras. Fue en el palacio de ferias y congresos de Chipiona con el salón lleno. El estreno fue emotivo. El incombustible y tenaz Alcalde Luis M. Aparcero alabó a Jamison y el buen trabajo de los responsables de la cinta. El Concejal de Cultura, Sebastián Guzmán, ilustró el apoyo municipal con paneles informativos que documentaban la vida de Knipa antes y después de ser vecino de la localidad.

Frits Knipa, el poliédrico nazi que desveló Wayne Jamison


El film, de una hora, viaja con un personaje encriptado hasta ahora. Dirigido por los hermanos Baba fue producido por ROSSO DEMENTE y apoyado por la Diputación de Cádiz. Una fotografía de Paco Martín de nota está acompañada por una banda sonora original. Se suma a la voz de quienes testimonian sobre Knipa y los que contextualizan a un tipo singular. Se parece a Francisco Paesa, aquel espía-estafador que fingió su muerte. Como hizo, décadas antes, el propio Knipa. Usó 8 identidades e inventó estar muerto dos veces. Una lápida en un cementerio madrileño escondería sus restos encima de los de su última esposa. ¿Reposará allí este nazi?

En la película estrenada en Chipiona sobre Knipa desfilan las palabras de la entrañable Liana Romero, la estampa fetén de pirata que protagoniza el diestro jerezano Juan José Padilla y quienes saben o conocieron a Knipa y lo que representaba. Una sorpresa fueron las palabras y presencia del hijo biológico de Knipa. Buscando a su padre se encontró con Jamison.

El ‘Doctor Pirata’ chipionero tuvo detrás manos negras que le hacían fugitivo. También apoyos que logró gracias a sus habilidades sociales. Se sabe que intimó con el Almirante Carrero en Chipiona, con los De la Serna en Madrid. No queda claro si tuvo nexos con el Cónsul nazi andaluz Gustav Draëger, que en Cádiz tenía incontables espías y red de colaboradores.

Frits Knipa, el poliédrico nazi que desveló Wayne Jamison
Wayne Jamison.

Los hermanos Baba que dirigen la cinta metabolizaron la ortodoxia biográfica que les repetía el co-guionista Jamison sobre Knipa. Añadieron imágenes de ficción que reforzaban el pulso narrativo de un documental. Su experiencia y oficio en el arte fílmico sumaron ingredientes al lenguaje cinematográfico que se espera de un documental. Hereda esta cinta el mismo rigor que el libro de Jamison sobre su personaje favorito.

El film estrenado al mundo en Chipiona hará carrera seguidamente en distintos certámenes y festivales concursando sobre la excelencia del séptimo arte. En un año lo veremos en plataformas audiovisuales. Si Knipa, alguna vez, pensó que su poliédrica trayectoria sería secreta, tiene enfrente al coraje de Jamison. Al final del estreno, además, se recabaron más pruebas y testimonios sobre Knipa. Jamison no se rinde. Su objetivo no defrauda.

Posdata: Jamison no ceja de documentar historias. Acaba de publicar El poeta que liberó París (Edhasa, 2023). Novela la trepidante vida de un republicano jerezano aficionado a la lírica que entró con ‘La Nueve’ (unidad de tanques e infantería de españoles en la Resistencia antinazi gala) por los Campos Eliseos antes que el General De Gaulle tuviera la gloria de hacerlo ante la historia oficial. Paradoja total: españoles maltratados y hacinados en Argelés-Sur-Mer tras la agonía de la IIª República como Antonio Machado y su madre en Colliure fueron clave para echar a los nazis de Francia. O para combatirlos desde el trabajo-esclavo de los Rotspaniers (rojos españoles) que construyeron defensas navales en la costa gala a cambio de evitar campos de exterminio, según el documental que dirigió Rafael Guerrero Moreno