Menú
La vida del revés

La OMS alerta de un brote de ántrax aunque nos importa un bledo

Image
10 dic 2023 / 15:42 h - Actualizado: 10 dic 2023 / 15:48 h.
"Opinión","La vida del revés","OMS"
  • La OMS alerta de un brote de ántrax aunque nos importa un bledo

¿Estamos preparados para soportar una nueva pandemia o brotes incontrolados de alguna enfermedad infecciosa? ¿Hemos aprendido algo de lo que sucedió con la Covid-19 en 2020? La respuesta es no, por supuesto que no. Y es fácil llegar a esta conclusión porque no somos capaces de evitar que sucedan algunas cosas que con una inversión muy inferior a la que hacemos en carros de combate y drones mortíferos desaparecían del mapa.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta de la aparición de un brote de ántrax (carbunco) que se ha detectado en Zambia y que parece que pudiera extenderse a países limítrofes con enorme facilidad. Angola, Botsuana, RDC, Malaui, Mozambique, Namibia, Tanzania, Uganda y Zimbabue, son los países candidatos a ser invadidos por este brote. Y en Occidente ni nos inmutamos. El día que aterrice un vuelo desde Tanzania con un pasajero a bordo y con síntomas claros ya nos pondremos nerviosos. Seguimos instalados en el mismo lugar; ni pandemias ni gaitas, no aprendemos.

El ántrax es una enfermedad infecciosa grave causada por una bacteria grampositiva y baciliforme conocida como Bacillus anthracis y puede encontrarse naturalmente en la tierra. Las mascotas y animales salvajes suelen ser los más afectados. Si un ser humano respira esporas de ántrax, bebe agua o ingiere alimentos infectados por esporas, se puede infectar. A través de pequeñas heridas en contacto con las esporas, también. El contacto con animales enfermos de ántrax es muy común en las personas que terminan padeciendo la enfermedad. Pero todo esto -inquietante a más no poder- nos parece dar igual. De momento nos queda lejos y los que van a morir son ‘los negritos’. Los síntomas van del cansancio extremo a la fiebre, pasando por la dificultad al respirar, entre otras cosas. Es mejor no infectarse.

Y la OMS pide un plan urgente que, por supuesto, le importa muy poco a Occidente. Seremos los ciudadanos los que financiemos buena parte del plan que se diseñe para acaba con el brote, a través de mensajes sms. No aprendemos nada de nada.

Somos más de la cuenta, nuestra presencia en el planeta Tierra es una anomalía que está acabando con todo, y el equilibrio natural suele conseguirse haciendo desaparecer el peligro. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

Somos una plaga. Esa es la mía.