Menú

Un acusado de intentar degollar a su novia dice fue «accidental»

Ella asegura que él le dijo que iba a matarla y que la trataba como a un «saco de boxeo en el que descargar su vida»

03 jul 2023 / 15:08 h - Actualizado: 03 jul 2023 / 15:10 h.
"Copa del Rey","Boxeo","Consumo de alcohol","Cocaína","Audiencia de Sevilla","Cerveza"
  • Un acusado de intentar degollar a su novia dice fue «accidental»

La Sección Cuarta de la Audiencia de Sevilla ha acogido este lunes un juicio, contra un varón acusado de cortar el cuello a su pareja sentimental en La Puebla de Cazalla el 24 de abril de 2022, sesión en la que este hombre ha esgrimido que en el momento de los hechos estaba bajo los efectos del alcohol, de la cocaína y de medicación, que discutieron y sintió que le "iba a estallar la cabeza" y que las lesiones de la mujer fueron "accidentales", al intentar ella arrebatarle el cuchillo que empuñaba y con el que él mismo intentó suicidarse, según sus palabras.

Durante su comparecencia, el acusado, identificado como José G.V., de 57 años de edad a la fecha de los hechos y quien sólo ha accedido a contestar a las preguntas de su abogado defensor, no así a las de la fiscal y la letrada de la acusación particular; ha expuesto que todo sucedió en un marco en el que él estaba inmerso en el "consumo de alcohol y cocaína", padeciendo además "una depresión" fruto de la cual suma hasta cuatro intentos de suicidio.

Según su comparecencia, reducida a las preguntas de su abogado defensor, la mujer víctima de los hechos y él no eran pareja como tal, sino que su relación era "de amigos"; coincidiendo ambos de manera "fortuita" la noche del 24 de abril de 2022 en un establecimiento hostelero de La Puebla de Cazalla, donde ella, según su versión de los hechos "quiso" acudir a la vivienda que él tenía alquilada en aquellos momentos como domicilio.

En la vivienda, según ha dicho, se produjo una discusión entre ambos, en un contexto en el que los dos estaban "hartos de copas" según ha dicho, y él en especial bajo los efectos de "cerveza, vino, whisky, cocaína y medicación". "Ella me rompió mi camisa de Carolina Herrera", ha enfatizado sobre la disputa.

DICE QUE LE "IBA A ESTALLAR LA CABEZA"

En el marco de dicha discusión, según ha narrado, sintió que le "iba a estallar la cabeza" y sintió además el impulso de suicidarse, para lo cual se hizo con un cuchillo que guardaba en la vivienda, con el que intentó cortarse, aunque sin realizar un corte efectivo dado su estado.

Entonces, según su relato, la mujer quiso arrebatarle el cuchillo, momento en el que ella se dio "un picotazo" en el cuello con el mismo, según ha asegurado, exponiendo que a continuación se asustó ante la situación y pensó que si ella moría, él "también" debía fallecer. Como consecuencia, según ha narrado, él mismo se hizo un corte ya en toda regla con el cuchillo en una muñeca, extremo que le provocó un "desmayo".

Así, el inculpado ha mostrado su "arrepentimiento", asegurando que nunca quiso matar a la mujer y que todo fue "accidental e involuntario".

La víctima, de su lado, ha asegurado que ambos compartían una relación como "novios" en toda regla y que tras varios meses de relación con dificultades dado que él era muy "posesivo" y consumía mucho alcohol, los días previos el acusado se estaba absteniendo de beber alcohol y se "estaba portando bien".

LA FINAL DE LA COPA DEL REY

La noche de los hechos, según ha relatado, estaban en un bar viendo la final de la Copa del Rey disputada aquel 24 de abril de 2022 entre el Betis y el Valencia CF y, ante la victoria del equipo hispalense, como él era "muy bético", pidió autorización a ella para "beber una copa" y celebrar así el triunfo de su equipo.

Tras beber "tres cubatas" el inculpado pero consumir no drogas, según ha narrado, acudieron a la vivienda del mismo, donde según la víctima José G.V. habría comenzado a insultarla insistentemente, hasta el punto en el que ella planteó poner fin a la relación, ante lo cual él "sacó un machete" y se lo colocó en el cuello, donde finalmente le hizo "una herida muy fea".

La mujer, de 42 años a la fecha de los hechos, ha expuesto que mientras ella temía desangrarse, el acusado le restregaba la sangre por la cara, "Dijo que iba a matarme y a desangrarme", ha enfatizado la víctima, exponiendo que el inculpado ya le había agredido con anterioridad. "Yo era como su saco de boxeo en el que descargar su vida", ha lamentado.

Finalmente, ha relatado cómo el acusado se hizo un corte con el cuchillo en la muñeca, señalando que aprovechando que el mismo acudió al aseo de la vivienda a intentar limpiarse, huyó del inmueble para buscar ayuda.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Edictos